Así fue así soy.

banner-faceLa infancia y la adolescencia son años fundamentales en los cuales se estructura el carácter con el que funcionamos a lo largo de nuestra vida; años en los que la mirada de los progenitores, sus palabras, sus gestos, constituyen el referente primordial. A través de los mismos, las niñas y niños perciben qué es aquello que se espera de ellos; aquello que es bienvenido y aplaudido y lo que no. Tiempos en los que se aprende que es más importante lo que hacemos que lo que somos. De modo que nuestra identidad se construye a partir de esa mirada que viene de fuera, ya sea a través de la rebeldía o de la sumisión. De forma inconsciente, tomamos decisiones de cómo debería ser nuestra vida en base a ello. Podemos decidir que sea un desastre, un éxito, un drama, una comedia… Viviendo, en muchos casos, una vida que no es del todo nuestra sino que está dedicada a ellos, los progenitores. ¿Para qué? Para conseguir lo más preciado: su amor, su valoración, su reconocimiento y su contacto.
Las “heridas” de la infancia quedan asentadas como asuntos pendientes. Sin darnos cuenta intentamos resolver aquello que pasó entonces a través de las relaciones y vicisitudes del presente. Ello da lugar a conflictos que, generalmente, se repiten de forma cíclica, ya sea en relaciones de pareja, con los propios hijos, en el ámbito laboral, etc.
El Taller “Así fue así soy, un viaje a la infancia para comprender y cambiar el presente” es una oportunidad para abordar desde su núcleo este tipos de conflictos. Los objetivos del taller son reconocer y expresar las emociones bloqueadas de la infancia. Facilitar la consciencia de aquellos guiones que gobiernan nuestra vida, sin saberlo. Y favorecer la toma de nuevas decisiones. La metodología que se usará son las dinámicas en grupo e individuales. Con propuestas de trabajo corporal, de expresión y de elaboración emocional. Utilizaremos herramientas de la Psicología Humanista, especialmente de la Terapia Gestalt.

 

Comentar